Cuidado de la piel en invierno

Cuidado de la piel en invierno

La piel es el órgano más extenso del cuerpo. Es, principalmente, la encargada de protegernos de posibles amenazas externas -tales como el calor, la contaminación, la suciedad y otros- y de la hidro-evaporación interna para que nuestros organos internos se mantengan hidratados constantemente. Descuidar la piel tiene, además de consecuencias estéticas, consecuencias de salud.

El invierno se caracteriza por sus bajas temperaturas, la humedad y el viento. Todos estos agentes son sumamente agresivos sobre la piel, y resultan en resequedad y desmejoramiento notable.

OnMujer te da algunos consejos para cuidar tu piel en los ambientes más fríos.

Cuidado de la piel en invierno

Toma mucha agua

Toma mucha agua

Para evitar la resequedad de la piel lo mejor es empezar desde adentro. Mantente hidratada con al menos 2 litros de agua al día, el equivalente de 8 vasos de agua. También es recomendable empezar el día con una hidratación sustancial. Lo primero que debes hacer al despertar es tomarte un vaso largo de agua lo más rápido posible. Esta práctica es llamada por algunos “internal shower”, y te ayuda a despertar e hidratar los órganos internos y limpiar las toxinas creadas durante la noche.

Tibio es mejor

Tibio es mejor

Intenta alejarte de las temperaturas extremas. Cuando te duches, hazlo con temperatura tibia. El agua muy fría o muy caliente puede traumatizar la piel y provocar el rompimiento de vasos sanguíneos. De la misma forma, el agua muy caliente genera la muerte de células cutáneas. Lo recomendable es mantener la temperatura por debajo de los 18 grados centígrados.

Mantén tu piel hidratada

Mantén tu piel hidratada

Puedes mantener la humedad natural de la piel utilizando cremas y jabones hidratantes en todo tu cuerpo. Hay cremas y jabones especializados para todos los tipos de piel, así que si tienes piel grasosa y no te parece buena idea sobrehidratarte, piensa dos veces. Las cremas hidratantes además de hidratar la piel, crean una capa que nos protege de agresiones externas, y te ayudan a mantener los poros de tu cara limpios.

Cuida tu dieta

Cuida tu dieta

Una buena alimentación es necesaria para lucir una piel sana y vigorosa. Puedes empezar añadiendo complementos nutricionales como vitaminas antioxidantes del grupo A, B, C y E, que, aunque no reviertan el envejecimiento de la piel, sí mejoran su apariencia.

Utiliza protección solar

Utiliza protección solar

Aunque haya frío, tu piel sigue expuesta al sol y los rayos UV. Una buena manera de mantener la piel hidratada, protegida y evitar la propagación de manchas en la piel, es utilizando el bloqueador de su preferencia. En el mercado puedes encontrar bloqueadores de sol para todo tipo de piel, y hasta puedes encontrar cremas hidratantes que incluyen agentes protectores contra los rayos UV.

Menos alcohol, menos tabaco

Menos alcohol, menos tabaco

Es bien sabido que tanto el alcohol como el tabaco deshidratan los órganos internos y por ende también deshidratan la epidermis. Esto se debe a que junto con el frío, reducen la vascularización superficial en la epidermis con lo que aumentan las rojeces, capilares rotos y la deshidratación. Intenta reducir el consumo de ambas sustancias.

Busca ayuda profesional

Busca ayuda profesional

Si deseas ir a un centro de estética para darle a tu piel una caricia puedes pedir información acerca de distintos tratamientos, tales como Skinlight, uno de los más recomendados tratamientos no invasivos para el clima invernal. De la misma forma, puedes realizar la dermoabrasión con punta de diamante, vacum, le electroporación, la fotoporación, la fototerapia y la crioterapia que se utilizan para realizar diferentes tratamientos antiaging.



Sabías qué...
Si deseas aplicar en tu cara una crema que cuide la piel y evite las arrugas, elige cremas con vitamina C.
¿Te ha sido de utilidad?
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1.354 votes, average: 4,02 out of 5)
Cargando…