Cómo preparar la piel para aplicar un autobronceador

Cómo preparar la piel para aplicar un autobronceador

El sol es una maravilla. Nos alegra el día, hace germinar y desarrollar las plantas, es necesario para que la vitamina D y el calcio se fijen en los huesos. Sin embargo, también puede traer muchos problemas, como el daño a la piel, arrugas, manchas y hasta cáncer.

Si te gusta ver dorada y no quieres tener los inconvenientes del sol, los autobronceadores son la solución. Ya sean los profesionales que se aplican en lugares específicos para ello, como los que puedes usar tú misma en tu casa, cualquier tipo de autobronceador te ayudará a verte saludable y tostada sin sufrir los inconvenientes del sol o sin tener que irte a la playa.

Sin embargo, estos productos no pueden aplicarse sin una preparación previa de la piel. Por eso a continuación te diremos cómo preparar tu piel para aplicar un autobronceador.

Cómo preparar la piel para aplicar un autobronceador

Escoge el adecuado

Escoge el adecuado

Hay muchos tipos de autobronceador. Las fórmulas graduales necesitan que se aplique durante varios días hasta que tengas el color que deseas. Los instantáneos, que se ponen y en unas horas tienes el color deseado. Los especiales para la cara son para gente que tiene una complexión delicada.
También hay que tener en cuenta el color. Si eres de piel muy blanca, no escojas uno muy oscuro, porque parecerás disfrazada. Lo ideal es que te veas dorada pero no artificial.

Depilación y exfoliación

Depilación y exfoliación

Lo ideal es eliminar de tu piel cualquier elemento que impida que el autobronceador se esparza de manera uniforme.
Es por eso que es preferible que te depiles bien antes de aplicarlo, lo que también evitará que con la cera, afeitadora o crema depilatoria cambie el color que aplicaste.
La exfoliación también es importante, ya que eliminará las células muertas y dará una textura uniforme a tu piel que facilitará la aplicación del autobronceador. Para ello, puedes utilizar desde un guante de crin en la ducha, o aplicarte un exfoliador preparado de tu marca preferida. También puedes hacerte tú misma el exfoliante mezclando azúcar con una crema humectante o con haceite de oliva. Incluso puedes utilizar ambos métodos: primero el guante de piel y luego el exfoliador o viceversa.

Humectar

Humectar

No hace falta decírtelo, pero por si acaso, una vez que salgas de la ducha sécate cuidadosamente, de manera que no haya zonas distintas. Después de la exfoliación, tu piel puede quedar un poco seca, así que aplica una crema humectante no grasosa. De esa manera tu piel estará preparada pero no tendrá una sustancia con grasa que impida que el autobronceador se adhiera adecuadamente.

Cuidado en zonas que no quieres que se bronceen

Cuidado en zonas que no quieres que se bronceen

Antes de aplicar el autobronceador, cuida las zonas en las que éste no debe llegar. Por ejemplo en las cejas o el comienzo del cabello, es conveniente que pongas un poquito de vaselina, lo que impedirá que el autobronceador manche tu vello. En el caso de las manos, es mejor que uses guantes, ya que de otra manera quedarán anaranjadas. Mejor aún es utilizar un autobronceador en spray o una pequeña esponja para aplicarlo sin mancharte las manos. Cuando termines de aplicarlo, lávate las manos rápidamente.

La aplicación

La aplicación

Una vez que tienes la piel preparada, comienza a aplicar el autobronceador. Recomiendan que lo hagas de abajo a arriba, con novimientos circulares y cuidando de que la cantidad de producto sea la misma en cada parte. Es mejor que escojas áreas pequeñas que puedas ir cubriendo bien. En los tobillos y las rodillas, aplica un poco más de humectante, de manera que no queden pliegues. No olvides ningún punto. Para la espalda necesitarás ayuda, porque si no siempre queda algún lugar sin aplicación. Una vez que hayas aplicado el producto bien, espera a que haga efecto. Si transcurrido el tiempo específico, te parece que el color está muy claro, puedes aplicar una segunda capa, pero mejor dilúyela con crema humectante para que no quedes demasiado oscura. Una vez que pasen las horas necesarias puedes darte una ducha, no antes.

A esperar

A esperar

Despeja tu agenda. El autobroncearse necesita tiempo para la aplicación cuidadosa y después también varias horas para que el color fije. No puedes salir inmediatamente después, porque el color no quedará uniforme y mancharás tu ropa. Lo ideal es hacerlo al final de la tarde, de manera que puedas quedarte con un vestido holgado en tu hogar y luego dormir. El producto necesita 8 horas para hacer efecto. A la mañana siguiente tu color estará perfecto. Hay gente que tiene sábanas especiales para dormir después del autobronceado, de esas que están un poco viejitas y no importa que se manchen con el producto.



Una vez que tengas el bronceado ideal, debes cuidarlo. No exfolies tu piel durante una semana. Además procura leer cuidadosamente las instrucciones de tu producto antes de aplicar.
Sabías qué...
Las camas de bronceado son una opción muy peligrosa. La revista especializada The Journal of the National Cancer Institute afirma que las personas que utilizan camas bronceadoras tienen cuatro veces más posibilidades de desarrollar cáncer de piel.
¿Te ha sido de utilidad?
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1.351 votes, average: 4,02 out of 5)
Cargando…