6 tratamientos para uñas frágiles y quebradizas

6 tratamientos para uñas frágiles y quebradizas

Tus uñas de pronto no son las mismas. Comienzan a partirse por cualquier cosa, o se descascaran en capas. Quizás se están poniendo amarillentas y débiles. Es posible que hayas abusado de las manicuras con gel, que son muy dañinas. O peor aún, estás usando uñas postizas o esculpidas, que van debilitando sin remedio el lecho de tu uña natural.

¿Será que te las estás mordiendo? Quizás el problema es que has pasado por alguna enfermedad que ha debilitado tus uñas o que no te estás alimentando como debe ser. En cualquiera de los casos, debes establecer las causas de la debilidad. Si es por el gel, elimínalo mientras tus uñas se recuperan. Lo mismo con las uñas postizas. Deja de morderte las uñas, no solo las debilita, sino que es una costumbre muy fea y antihigiénica. Si el problema es la alimentación, comienza a comer como es debido: proteínas (carne, pollo, huevos), muchas verduras y vegetales. No olvides las almendras, que tienen calcio. Una buena alimentación implica uñas (y cabello y piel) perfectas.

A continuación te recomendamos seis tratamientos para uñas frágiles y quebradizas.

6 tratamientos para uñas frágiles y quebradizas

Aceite de oliva o de ricino con limón

Aceite de oliva o de ricino con limón

El aceite de oliva es una de las maravillas del mundo. No sólo es sanísimo y delicioso en la comida, sino también perfecto para hidratar y nutrir piel y uñas.

Uno de los tratamientos implica aceite de oliva solo. Pon a calentar en el microondas un muy pequeño recipiente. La idea es que quede tibio, no hirviendo. Una vez que esté a la temperatura adecuada, sumerge tus uñas en el aceite. Puedes ver TV mientras tanto. Después, masajea bien el aceite que permanece en tus uñas y cutículas.  No laves ni enjuagues tus manos después. Es mejor que lo hagas en la noche, de manera que antes de dormir simplemente te pongas unos guantes de algodón y dejes que haga efecto.

Si quieres que además de hidratar y nutrir, se blanqueen tus uñas, pon unas gotas de limón en el aceite y sigue las mismas instrucciones. Si le pusiste limón, al día siguiente no olvides lavar tus manos cuidadosamente, ya que el sol y el limón manchan.

Puedes usar el aceite de ricino en lugar de aceite de oliva para efectos parecidos.

Sal marina

Sal marina

Esto también implica un rato, así que aprovecha para oír música o ver la televisión mientras tanto. En un pequeño recipiente pon 2 cucharadas de sal marina. Agrega unas gotas de limón y 1 cucharada de germen de trigo. Remoja esto con un poquito de agua tibia para que se mezcle bien y forme una pasta homogénea. Pon tus uñas en el recipiente, de manera que la pasta las cubra bien. Puedes hacerlo durante 15 o 20 minutos, preferiblemente 2 veces por semana. Estos ingredientes fortalecen las uñas.

Cebolla

Cebolla

Si bien su olor es fuerte y a algunos no les gusta, la cebolla es un gran nutriente para uñas débiles.  En este caso usaremos media cebolla. Puedes partirla muy pequeña o pasarla por la licuadora hasta formar una pasta. Pon los pedazos o la pasta en un recipiente. Pon las puntas de tus dedos sobre la cebolla y mantente así durante 15 minutos. Hazlo varias veces a la semana para conseguir que las vitaminas de la cebolla endurezcan tus uñas

Cerveza y vinagre de manzana

Cerveza y vinagre de manzana

Aquí también se usa el aceite de oliva. Toma un cuarto de taza de aceite de oliva, un cuarto de taza de vinagre de manzana y la mitad de una taza de cerveza. Mézclalo bien. Esta cantidad va a durarte varios días. Una vez que los ingredientes están bien mezclados, toma un recipiente pequeño y pon una cantidad suficiente para que las puntas de tus dedos queden bien cubiertos. Hazlo todos los días de varias semanas durante 20 minutos cada vez.  Tanto el aceite de oliva, como el vinagre de manzana y la cerveza tienen una serie de propiedades nutrientes que ayudarán a fortalecer las uñas.

Ajo

Ajo

El ajo no sirve sólo para espantar vampiros, sino también para cuidar las uñas. El ajo elimina los hongos y fortifica las uñas.

En este caso tomarás 2 dientes de ajo que sean grandecitos. Elimina la cáscara. Machácalos en un mortero hasta que se forme una pasta. Una vez conseguida, cubre las uñas con la pasta y, para mantenerla, haz un pequeño capuchón de papel de aluminio con el que cubrirás cada uña. Permanece así por media hora cada día hasta que veas resultados.

Otra opción es machacar un diente de ajo grande, ponlo a hervir en media taza de agua. Cuando haya hervido, espera que enfríe. Échale unas gotas de limón. La mezcla resultante la pondrás con un algodoncito todas las noches sobre tus uñas hasta que estén hermosas.

También, puedes utilizar un frasco de brillo de uñas y echarle un ajo machacado. Deja que macere y píntate las uñas un día sí y otro no con eso.

Te preguntarás cómo quitar el fuerte olor a ajo que quedará en tus manos. Simple: frótalas con limón y el olor se irá rápidamete.

Leche y limón

Leche y limón

Toma media taza de leche y agrégale el jugo de un limón. Mézclalo bien. Esa mezcla la guardarás en la nevera durante no más de 5 días por preparación. Con el líquido resultante, ponlo en un recipiente hondo y sumerge tus uñas todos los días durante 15 minutos. La leche y el limón son fortificantes y humectantes naturales.



Acuérdate de mantener una alimentación adecuada y cuidar tus uñas con esmero. Ellas te lo agradecerán.
Sabías qué...
La pintura de uñas se ha usado desde tiempos inmemoriales. La realeza egipcia lo utilizaba y se dice que Nefertiti prefería el rojo brillante y Cleopatra el rojo oscuro. También lo usaban las damas griegas y romanas y en China era utilizado durante la dinastía Ming.
¿Te ha sido de utilidad?
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1.416 votes, average: 4,02 out of 5)
Cargando…